Vamos a salvar vidas

Compartir

La semana pasada, el pleno del Senado de la República aprobó, por unanimidad, mi iniciativa de reforma a la Ley General de Salud, que tiene por objetivo prevenir las muertes súbitas cardiovasculares. El trabajo en cuestión consiste en reformar los artículos 57 y 163, y adicionar el artículo 165 Bis de la Ley General de Salud, con lo que se obliga a las autoridades de los tres niveles de gobierno y a la iniciativa privada a instalar desfibriladores en áreas y zonas de alta concurrencia ciudadana, a fin de prevenir muertes súbitas por problemas cardiovasculares

A nivel mundial las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la principal causa de morbimortalidad. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que en el 2030 morirán cerca de 23.3 millones de personas por enfermedades cardiovasculares. Asimismo, los ataques y paros cardíacos son la primera causa de muerte en México y representan un grave problema de salud pública.

En este sentido, es clara la necesidad de implementar políticas públicas para detectar, atender y, en su caso, combatir las enfermedades cardiovasculares de manera urgente y prioritaria, por lo que confío en que, a partir de este trabajo legislativo, vamos a poder salvar vidas.

Para la realización de estas reformas, contamos con el notable apoyo de mi amigo cardiólogo David Martínez Duncker —quien es ex director de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos— quien nos aportó información y guía de gran utilidad.

Ahora bien ¿en qué consisten los desfibriladores que serán obligatorios para espacios públicos concurridos? Bien, este es un dispositivo médico que identifica el ritmo cardíaco y puede estimularlo si es necesario. Además, realiza una descarga eléctrica y revierte una arritmia maligna en caso de ser necesario, es algo muy parecido a aquellos aparatos en las que dos paletas sirven para reanimar a un paciente en un hospital con parches externos, después de sufrir un ataque cardíaco.

Si la persona está en riesgo de padecer un ataque cardíaco, un desfibrilador podría salvarle la vida y permitir que lleguen los equipos de emergencia. La atención oportuna extrahospitalaria es crucial para una mayor probabilidad de sobrevivencia, ya que marca una diferencia fundamental en el apoyo de víctimas de paro cardiaco antes de que los socorristas puedan llegar a los hechos

Reitero, desde Morena y como un compromiso personal, seguiré impulsando medidas que salvaguarden la vida y la salud de las y los mexicanos. Como lo he mencionado anteriormente: sin salud, no tenemos nada. Por ello, es fundamental seguir avanzando en torno a políticas públicas que salvaguarden a las familias de Morelos y México.

 

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial