El deporte será el generador de la paz que requiere nuestro país

Se evitará que haya recortes presupuestales para el deporte y los deportistas.

A propuesta de la Senadora Lucía Meza Guzmán, el pleno del Senado de la República reconoció la actuación histórica de los deportistas mexicanos que obtuvieron medallas en la competencia de los juegos Panamericanos y Parapanamericanos de Lima, Perú.

En sesión solemne, les fueron entregados reconocimientos oficiales.

Los atletas medallistas que representaron a las delegaciones mexicanas que acudieron a Lima, Perú a los juegos Panamericanos y Parapanamericanos, fueron reconocidos y aplaudidos por los senadores de todas las fuerzas políticas, quienes reconocieron los resultados obtenidos en ambas justas deportivas.

Ahí, la Senadora Lucía Meza Guzmán, presidenta de la Comisión de Juventud y Deporte, resaltó que este día ha sido importante por dos hechos históricos: “Primero, por la gran actuación deportiva que tuvieron nuestros atletas en Lima Perú y, segundo, porque es la primera vez que el Senado de la República reconoce los logros alcanzados por todos ustedes en las competencias panamericanas y parapanamericanas”.

Ante ello, dijo que como mexicana se siente orgullosa por los 728 deportistas que pusieron todo su esfuerzo físico y su desempeño deportivo para poner en alto el nombre de México a nivel internacional.

Lucía Meza advirtió que a pesar de los problemas económicos y deportivos que enfrentaron los deportistas de ambas delegaciones mexicanas, lograron vencer los obstáculos y alcanzar la gloria en lo individual y en lo colectivo. “Contra todo pronóstico, hicieron historia al alcanzar un total de 294 medallas logrando colocar a México en los tres primeros lugares”.

Resaltó que el hecho de que la delegación mexicana que compitió en los juegos Panamericanos de Lima, Perú tuvo una actuación histórica, al obtener el mayor número de medallas fuera de nuestro país. Fueron 37 medallas de oro, 36 de plata y 63 de bronce las que lograron alcanzar.

Aunado a ello, también resaltó la actuación de la delegación mexicana que acudió a los juegos Parapanamericanos, quienes lograron una actuación histórica con la tabla del medallero, al obtener 55 medallas de oro, 58 de plata y 45 de bronce, con lo que también ubicaron a México en el tercer lugar.

Como presidenta de la Comisión de Juventud y Deporte, Lucía Meza externó que desde el Senado de la República pugnará porque no haya recortes presupuestales para el deporte mexicano. Por el contrario, precisó: “Vamos acompañar a la

directora de la CONADE, Ana Gabriela Guevara, para gestionar más recursos con los diputados federales, a fin de que México coseche más triunfos”.

Luego, estableció la urgente necesidad de recuperar los espacios deportivos que existen en el país y que muchos de ellos están en mal estado o se encuentran bajo el control de la delincuencia. “Sabemos que no hay recursos que alcancen, pero es imperativo garantizar espacios de desarrollo para nuestros jóvenes y para nuestros atletas”.

Finalmente, argumentó que México necesita más jóvenes deportistas, y menos jóvenes que caigan en las garras de la delincuencia. “Estoy convencida que el deporte es un generador de la paz que requiere nuestro país. Y por ello, vamos a exigirles a las federaciones deportivas un mayor compromiso hacia nuestros jóvenes, los atletas y los nuevos talentos.

Baja California decisión del TEPJF

Cuando legisladores de Baja California aprobaron la ampliación del mandato como gobernador de dos a cinco años en favor del senador con licencia de Morena, Jaime Bonilla, se produjo un gran enojo en la sociedad de aquella entidad; del país y desde luego se generó perspicacia.

Esa decisión legislativa provocó una serie de recelos y de escenarios que algunos analistas políticos, de buena o mala leche, calificaron como “peligrosos” para nuestra democracia.

Cuauhtémoc Cárdenas afirmó que, de concretarse aquella disposición ampliada, “sería un precedente grave para que cualquier legislatura estatal o federal pudiera cambiar los términos de vigencia de un mandato” y, afirmó: “con esta decisión se rompe el orden republicano y se lesiona la constitucionalidad”.

En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que si a él lo hubieran consultado habría rechazado la ampliación del periodo de gobierno de Bonilla; porque si lo hubiese autorizado se le caería la cara de vergüenza, y no tendría autoridad moral alguna.

Precisamente esto es el fondo del asunto, porque mientras que el propio presidente ha señalado que el actual no representa un cambio de gobierno, sino de régimen, ya que si la decisión del Congreso bajacaliforniano hubiese sido ratificada, habría significado replicar las formas y modos de los gobiernos pasados.

La decisión del Ejecutivo federal de no meter las manos en este asunto y que lo resolvieran los propios ciudadanos de aquella entidad, el nuevo Congreso local y, en última instancia como sucedió, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), nos muestra que efectivamente estamos ante un cambio de régimen.

Lamentablemente, hay que decirlo sin problema alguno, Jaime Bonilla no supo leer ni entender políticamente la decisión del presidente López Obrador, no pudo estar a la

altura de lo que representa en el fondo la Cuarta Transformación, y que no es sólo un slogan propagandístico, sino un compromiso.

Simplemente habrá que recordar lo que la historia nos enseña, como cuando los presidentes ponían y quitaban gobernadores sin rubor alguno. Luis Echeverria ordenó modificar la Constitución de Sonora para que su consentido, Carlos Armando Biebrich, pudiera acceder a la gubernatura de aquel estado, pero tras una desavenencia entre ambos, Echevarría lo acusó de diversos delitos y el joven político tuvo que dejar el cargo. Ejemplos, hay muchos más.

Así que, por unanimidad, la Sala Superior del TEPJF confirmó el cómputo estatal, la declaración de validez de la elección a la gubernatura de Baja California y la constancia de mayoría a favor de Jaime Bonilla Valdez, por un periodo de dos años, no por cinco como él pretendía.

Cabe destacar que desde el Senado de la República estuvimos al tanto de que se cumpliera el Pacto Federal, sin ser injerencistas, y el hecho mismo de que fue el propio TEPJF que decidió no avalar la determinación del Congreso de Baja California del 23 de julio pasado, lo avala.

Este arbitraje de eminente carácter jurídico, muestra que sí es posible desarmar la estructura política caduca que imponía sus decisiones a partir de sus intereses personales o de grupo, por eso mismo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, indicó que “no se puede atentar contra el principio de certeza jurídica”; es decir, que no podemos pasar por alto en todo lo que ello significa, el cumplimiento del Estado de derecho.

Ya lo he señalado aquí, la decisión que tomó el TEPJF tiene un significado trascedente, porque en primer lugar echa abajo las versiones de quienes aseguraban era un ensayo, para que se diera una reelección presidencial.

De igual manera, todos estamos obligados a atender el principio de certeza jurídica y sobre todo, que se entienda bien, la Cuarta Transformación va por un cambio de régimen y no por una simple simulación.

La intentona de imponer a un personaje como gobernador por más años de los que la ciudadanía votó, es como querer imponer a un candidato a partir de una distribución de cuotas, de una herencia política y no por la experiencia, perfil, simpatías, trabajo o presencia social.

Senadora de Morena

CAMBIO CLIMÁTICO; EL GRITO DE LOS JÓVENES

“El planeta bate todos los récords de temperatura casi cada mes. El pasado agosto fue el mes más cálido desde que hay registros globales, que arrancan en 1880, según advirtió en el 2015 la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos”.

Según algunas agencias oficiales internacionales, el 2014 ha sido el año con la temperatura media más alta. En un trabajo periodístico en el 2015, el diario El País señalaba: “es incuestionable que la Tierra se está calentando”. “La atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido y el nivel del mar se ha elevado”, esto según un diagnóstico del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la ONU.

Pero poco se ha hecho, la radiografía; el diagnóstico del estado de salud de la Tierra sigue siendo patético, las promesas de los gobiernos siguen siendo eso, sólo promesas, sus acciones son insuficientes y se sigue sin alcanzar los objetivos de los Acuerdos de París.

Por eso resulta altamente gratificante cuando por todo el mundo, alrededor de cuatro millones de personas en su mayoría niños y jóvenes, se manifestaron el viernes pasado contra el cambio climático, “una movilización histórica; para exigir acciones a los gobiernos contra el calentamiento global”.

“Esta vez en lugar de que los adultos llevaran a sus hijos a sus actividades políticas, los niños relevaron a los adultos en lo que es una rebelión juvenil para rescatar el futuro”, narró el corresponsal en Nueva York del diario La Jornada, David Brooks, quien destacó el discurso de la joven de 16 años, Greta Thunberg, la estudiante sueca quien se ha convertido en la “cara y voz” de quienes hoy están exigiendo un mundo mejor, más limpio.

Thunberg, desde hace un año, protestaba bajo el lema “Viernes por el Futuro” con el propósito de concientizar a los adultos sobre la emergencia climática. El día de hoy, la joven sueca participará en la Cumbre de la Organización de Naciones Unidas sobre Acción Climática.

En diferentes puntos de México miles de jóvenes se unieron a la movilización global. En la capital del país, ciudadanos e integrantes de agrupaciones defensoras de la naturaleza marcharon y exigieron se declare a México en emergencia climática. Niños y jóvenes gritaron: “Ni un grado más, ni una especie menos”.

El IPCC ha alertado de los fenómenos extremos que el mundo está sufriendo, derivado el cambio climático, y ha advertido que la temperatura a final de siglo podría llegar entre 3.7 y 4.8 grados más si no se toman medidas de control, porque de lo contrario las consecuencias serán desastrosas.

Para ello, algunos científicos han bajado en 2 grados el aumento máximo que el planeta se puede permitir en 2100, por lo que es urgente “recortar las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 40% y un 70% en 2050, y llegar a un nivel cero a final de este siglo”.

A pesar de los diagnósticos de científicos de todo el mundo, incluidos los de su país, el presidente estadunidense Donald Trump ha argumentado una y otra vez: “No me lo creo”. Poco o nada le importa al mandatario; lo que le interesa es proteger los intereses de los grandes consorcios americanos, como proteger a la industria del carbón.

La protesta juvenil, a parte de un acicate para los gobernantes de todo el planeta, es alentadora porque significa que este sector mayoritario está tomando conciencia de lo que representa cuidar, proteger la casa en donde viven, donde quienes de una u otra manera tenemos responsabilidades, y debemos atender a este clamor.

Desde luego que para el gobierno debe de ser una prioridad, tener en cuenta los retos que enfrenta México en materia de cambio climático y cuidado del medio ambiente; en el caso del Senado de la República se debe tener en cuenta las propuestas derivadas del “Primer Foro de Análisis de la Política Ambiental Mexicana”, que se llevó a cabo al principio de esta Legislatura, que entre otros temas consideraron prioritario atender cómo es el manejo sustentable de la biodiversidad, el Acuerdo de París, la transición energética y los decretos para la reserva de agua.

Y sí, como afirmó en aquel momento el Coordinador Parlamentario de Morena, Ricardo Monreal, si  no atendemos los efectos derivados del calentamiento global y no cuidamos nuestros bosques, selvas y agua; “todos vamos a pagar las consecuencias”.

Por ello, es prioritario que contemos con una agenda legislativa estratégica sobre estos temas, dándoles la misma relevancia que otros.

Por otra parte, es alentador el mensaje del titular de la Semarnat, Víctor M. Toledo, en respuesta al llamado de los jóvenes para detener los desequilibrios climáticos en todo el planeta.  “Sus voces unidas se convierten en un grito de alerta, tras 25 años de fracasos, en que ni los gobiernos, ni las empresas, ni los organismos internacionales han logado desactivar la crisis climática.

“Escuchar estos gritos juveniles significa reconocer con honestidad y modestia, las limitadas y erráticas visiones predominantes de quienes dirigen los destinos del mundo, pero sobre todo la miseria de los intereses que imponen poderes dominantes, sin importar los peligros que asechan a la humanidad”, subrayó.

El llamado de Toledo a las y los ciudadanos mexicanos “a detenerse para reflexionar sobre el significado profundo de esta insurgencia de los jóvenes, y a pasar a la acción en la medida de sus posibilidades, circunstancias y contextos”; es otro grito que debemos atender, no desoír y no dejarles la responsabilidad a las generaciones emergentes, porque en esta casa llamada planeta Tierra, vivimos individuos y su cuidado es responsabilidad de todos y todas.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial