Robo de becas; fraude a un proyecto

Compartir

¿Qué puede uno decir cuando de manera abierta, dando la cara, cientos de jóvenes morelenses han denunciado: “Se roban nuestras becas los funcionarios…” y le reclaman al presidente Andrés Manuel López Obrador, “así no podemos construir el futuro…”?

Frente a este asalto, no podemos guardar silencio, y sí por el contrario apoyar su reclamo y denuncia de quienes se atrevieron hacerlo, tras descubrir irregularidades en los montos de sus becas; además de quererlos afiliar sin su consentimiento a Morena.

Su protesta pública -en varios municipios del estado- significó un acto de total valentía; por lo que es imperativo adoptar medidas oportunas y eficaces para erradicar cualquier irregularidad que se presente y castigar a quienes pretendan hacer del programa “Jóvenes Construyendo Futuro” un negocio personal o de grupo, una tranza que da pena.

Cabe recordar que este programa busca no sólo entregarles dinero, sino integrar a las y los jóvenes en actividades de capacitación para el trabajo, dotarlos de herramientas para una vida mejor, lo que representaría también la disminución del desempleo y la preparación de una reserva de jóvenes con responsabilidad social y desarrollo productivo.

Lastimosamente, tras la denuncia de la existencia de dos empresas -sólo de membrete-, y con la revisión que se hizo de éstas, se encontró que de ellas no hay direcciones, ni la forma de comprobar que los jóvenes trabajaban allí, como informó el delegado de Programas de Bienestar en Morelos, Hugo Érick Flores, es decir, son empresas ficticias.

Sin embargo, a pesar de no existir legalmente, se registraron como compañías al programa, pero sólo para estafar a los jóvenes y al gobierno; como es el caso de la acusación que existe contra el ex candidato del Partido Humanista, Arnulfo Montes Cuen, quien ha sido acusado de tener registrados por lo menos a 500 jóvenes, con quien presuntamente habría acordado quedarse con mil pesos de los tres mil que reciben de ayuda, sin tener que trabajar o capacitarse como becarios.

Quienes idearon asaltar de esta manera a los jóvenes no sólo están traicionándolos, sino al mismo proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo propósito no sólo busca que se les entregue una beca, sino la gran posibilidad de seguir estudiando e integrarse al trabajo, alejarlos de los vicios y de organizaciones criminales. 

Frente a este robo de sus becas o el hecho de que se les haya exigido una parte de las mismas, se debe ver como un crimen, que no debe tener perdón, y sí, por el contrario, actuar de inmediato para enfrentar esta problemática, y mandar un mensaje que se equivocan quienes piensen que se puede seguir practicando la corrupción.

Por esto, es positivo que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social haya presentado las denuncias penales correspondientes para que estos hechos sean investigados y, en su caso, se finquen las responsabilidades correspondientes.

Igual es alentador el que la dependencia haya aclarado que estos muchachos del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” tienen garantizado su derecho a pertenecer a él, a recibir su beca y ser capacitados

Estas acciones fraudulentas no son sólo contra las y los jóvenes de Morelos y del país, sino en contra de un proyecto político y social, y de su propio impulsor el presidente López Obrador.

En la Cuarta Transformación todos debemos actuar con responsabilidad, no permitiendo actos de simulación ni de corrupción. Las empresas o tutores que no estén a la altura de entender la responsabilidad que implica la formación de jóvenes, deben de recibir un serio castigo.

Senadora de Morena

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial