Reforestación en Morelos

Compartir

Este fin de semana, acudimos a la Zona Arqueológica de Chalcatzingo, en Jantetelco, para llevar a cabo una jornada de reforestación. Fue una actividad exhaustiva y fructífera donde, además de disfrutar de las maravillas características del lugar, pudimos ver un adelanto de los que, en un futuro, serán nuevos integrantes de la flora local.

Vale la pena hacer un paréntesis para señalar que esta zona arqueológica —ubicada en la zona oriente de nuestro estado— es uno de los asentamientos más importantes con influencia Olmeca en el país, cuya riqueza cultural nos regala un vistazo a las virtudes del comercio entre el Golfo y el centro del México. Esta es una de las herencias culturales de gran relevancia en nuestro estado.

Ahora bien, durante esta reforestación plantamos 300 arboles de caoba y tabachín para enriquecer la flora de este centro cultural y, a su vez, enverdecer el este de Morelos. La idea es que, con acciones de esta naturaleza, fortalezcamos y mantengamos los pulmones de Morelos, mientras que contribuimos al bienestar de la nación.

Cuando hablamos de jornadas de reforestación, las primeras ideas que vienen a la mente son las de un incremento en la producción de oxígeno (a partir de la conversión del dióxido de carbono) y la reducción del efecto invernadero; no obstante, estos son tan solo algunos de los beneficios que conlleva el enriquecer nuestras zonas verdes. Los árboles cumplen un papel fundamental en todos los aspectos del ecosistema, desde el ser hogar de las especies que habitan en la zona, hasta beneficios hidráulicos y de riqueza del suelo. Es decir, cuando apostamos por bosques más fuertes, estamos invirtiendo en una mejora natural completa de la zona en la que se encuentran.

El cuidado del medio ambiente es responsabilidad de todas y todos, porque compartimos un mismo planeta. Por ello, me llenó de alegría compartir esta jornada con grandes jóvenes —integrantes de la Red Mundial de Jóvenes Político Morelos— así como con el apoyo de la CONAPLOR y la regiduría de Jantetelco.

Es claro que somos muchas las personas que nos interesamos en formar parte de la solución del problema medioambiental que se vive en México y en el mundo. En el contexto actual, a partir de la formación y el pensamiento de las nuevas generaciones, se está haciendo un llamado fuerte y claro a la importancia de retroceder de la catástrofe medioambiental a la que nos dirigimos. Son muchas las naciones a nivel mundial que apuestan por planes de desarrollo sustentables y que, a su vez, son cuna de invenciones que buscan reducir nuestra huella de carbono.

A pesar de ello, no hay que olvidar que el cambio empieza desde la individualidad y que no hay esfuerzo minúsculo cuando se lucha por un mejor mañana. Desde nuestra vida privada hay que aspirar a reducir el impacto negativo que tenemos sobre el medio ambiente. Pequeñas acciones dan pie a grandes cambios, pues si todas y todos ponemos de nuestra parte, los esfuerzos pequeños se convierten en acciones gigantescas.

 

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial