No más fuero

Compartir

Esta semana estaremos discutiendo en el Senado de la República el Dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; y de Estudios Legislativos, Segunda; por el cual se reforman los artículos 108 y 111 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y se fin al fuero presidencial y parlamentario.

En el texto vigente de la Carta Magna, se establece la posibilidad de acusar al presidente de la República durante su encargo, únicamente por traición a la patria y delitos graves de orden común. No obstante, las modificaciones que estaremos discutiendo en el pleno de la Cámara Alta, permitirán que tanto al presidente de la República como a las y los integrantes de las Cámaras del Congreso de la Unión, se les impute y enjuicie durante el tiempo de su encargo por hechos de corrupción, delitos electorales y todos aquellos delitos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano o ciudadana.

Este es un avance importante en términos de justicia, pues, por un lado, añade a las y los integrantes de las Cámaras del Congreso de la Unión como sujetos a juicio e imputación y; por otro lado, agrega actos que eran comunes en pasadas administraciones —como la corrupción— a los delitos por los que se podrá juzgar a los altos funcionarios de la nación. Las barreras jurídicas que establecían diferencias tácitas entre la impartición de justicia a ciudadanos y funcionarios se eliminan, porque en este país nadie puede estar por encima de la ley.

Esta legislación transita bajo la línea que hemos establecido desde que inició el sexenio. El paradigma de la política nacional debe cambiar, si se pretende inaugurar un nuevo capítulo de la vida nacional que sea más justo, equitativo y responsable. Los excesos que se cometieron desde las altas esferas de la política mexicana, durante décadas, fueron posibles a partir de legislaciones que facilitaban estas prácticas. Es por ello que, para hacer frente a esta problemática, se les debe combatir desde todos los frentes.

Asimismo, es un avance para dar un paso atrás a los privilegios de unas cuantas personas. Si alguien comete un delito no puede escudarse detrás de la posición en la que se encuentra, al contrario, debe enfrentar todo el peso de la ley, la cual será la encargada de determinar si es culpable o no. Hicimos una promesa con el pueblo de México para erradicar la corrupción, los abusos y los vicios de la vieja política. Esta legislación será prueba de que la promesa no fue en vano. La palabra se cumple.

 

 

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial