Necesarios los acuerdos y consensos para resolver el transporte del doble remolque

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Será necesario construir una agenda y ruta para resolver de una vez por todas el problema que representa la circulación de los camiones de doble remolque en las distintas autopistas y carreteras del país.

Hay varias propuestas que se tienen que examinar, desde la reducción de las dimensiones de los tráiler, hasta la cancelación de los mismos para circular en la red carretera del país, por representar un verdadero riesgo para los automovilistas.

En esta agenda, se deberán de incluir a las empresas de transporte, a los transportistas y a las autoridades de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, para llegar acuerdos que permitan garantizar la seguridad de los automovilistas que transitan diariamente por las carreteras de México.

Lamentablemente las carreteras federales y de cuota se han teñido de sangre, el incremento de las víctimas en los últimos años va en aumento día con día. En México diariamente se registran 6 accidentes en la red carretera federal.

Estos accidentes en su mayoría son provocados por los camiones de doble remolque, y fallecen 4 personas en promedio en estas coaliciones. Es decir, mil 460 personas pierden la vida anualmente al ser aplastados, volcados o impactados por estos camiones.

Si bien es cierto, existe la Norma 012 emitida en 2017 por, la ahora, Secretaria de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, a través de la cual se pretendió obligar a los choferes a reducir la velocidad para no circular a más de 80 kilómetros por hora, se intentó condicionar a las empresas para reducir los límites de carga y dimensiones de los camiones.

También es cierto que esta norma se convirtió en un catálogo de buenas intenciones, porque nada de lo que está plasmado en esta norma se ha cumplido por parte de los conductores, transportistas, empresarios y autoridades.

Los Intereses económicos de las grandes corporaciones han sobrepasado el interés fundamental que es el cuidado de la vida y seguridad de quienes transitamos en el país.

Es una realidad que la crisis del COVID-19 ha implicado una prueba y un desafío de grandes proporciones para los gobiernos de todo el mundo, no cabe duda de que la prestación de servicios públicos como las telecomunicaciones y la infraestructura, han sido piezas vitales para salvaguardar la salud de las comunidades y garantizar la protección de los derechos humanos de todas las personas.

Gracias a las comunicaciones y al transporte, los servicios esenciales como la atención sanitaria y la distribución de alimentos pueden llegar a sus destinos de manera ordenada, segura y sostenible.

Por tales motivos, tenemos que analizar que adecuaciones normativas se tienen que modificar y hacerlas más severas para no poner en riesgo a las familias que diariamente circulan por las carreteras de nuestro país, siempre preservando la integridad física y la vida de las personas.

 

La Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado de la República, deberá ser el espacio plural e incluyente de diálogo y de análisis de esta problemática. En este espacio se deben establecer los criterios, los diagnósticos, estudios y posturas sobre la funcionalidad y siniestralidad que provoca la circulación de los camiones de carga de doble remolque o doble articulación en las carreteras de nuestro país.

 

Lucía Meza Guzmán, Senadora de Morelos

Redes sociales: @LucyMezaGzm