Mismo trabajo, mismo salario

Compartir

Hace una semana conmemoramos el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, un día de sororidad, de conciencia y de lucha; donde se hace un llamado fuerte a que nuestra sociedad trabaje para erradicar todos los tipos de violencia que se ejercen contra nosotras.

No obstante la relevancia de esta magna fecha, es importante tener claridad en que los esfuerzos por erradicar la violencia de género no deben reducirse al 25 de noviembre; al contrario, este día debe servir para recordar que esta es una lucha cotidiana y que la violencia se esparce por todos los ámbitos de nuestra sociedad.

La eliminación de toda clase de violencia contra la mujer es una de las metas que esta legislatura se ha planteado y, en este sentido, en el Senado de la República modificaremos 13 leyes secundarias y reglamentarias, con la finalidad de acabar de una vez por todas con la discriminación salarial, uno de los mecanismos de violencia que se ejercen día con día en contra de millones de mujeres mexicanas.

Esta medida encuentra antecedentes en la Constitución de 1917, donde se estableció que un trabajo igual debe corresponderse con un salario igual, sin distinción por sexo ni nacionalidad. Posteriormente, en 1953 México firmó el Convenio 100 para la igualdad remunerativa entre la mano de obra masculina y femenina. A pesar de lo anterior, 103 años después la brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo una realidad.

Para dar cuenta de la dimensión de esta problemática, vale la pena recordar que, en nuestro país, la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 11.1% y, de acuerdo con estudios de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el lugar 50 en la brecha salarial de género a nivel internacional

Por ello, con las legislaciones en la materia que habremos de atender, quedará estrictamente prohibida toda acción u omisión que directa o indirectamente provoque o perpetúe la brecha salarial de género, desde preguntar el historial salarial en cualquier momento del proceso de contratación laboral o de vigencia de la relación laboral, hasta la percepción de un salario menor por trabajo igual o de igual valor —dentro de un mismo centro laboral— así como cualquier otro tipo de discriminación por razón de género.

Con estas y otras medidas jurídicas y legales, vamos a dar justicia salarial y laboral a todas las mujeres trabajadoras de México. Daremos pasos firmes y certeros en contra de la discriminación por razón de género para hacer de México un país seguro para todas.

 

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial