Intolerable abuso de poder

Compartir

Somos muchas las personas que utilizamos la Autopista del Sol en nuestro camino hacia distintos sitios de interés al sur del estado de Morelos, o con destino al estado de Guerrero. Esto es una construcción de gran relevancia, que data del año 1993 y ha facilitado el traslado desde la Ciudad de México hasta el puerto de Acapulco.

En su camino, las personas se detienen para descansar y comer alguna de las delicias que ofrece la cocina morelense. Dentro de los sitios más emblemáticos para hacer esta parada, está la tradicional Fonda 4 Vientos —ubicada en el kilómetro 107 de dicha ruta— que es frecuentada por vacacionistas, políticos y cualquier persona que se encuentre dentro de la ruta solar.

Este lugar, que cuenta con más de medio siglo de antigüedad, ha sido visitado por diversas personas de renombre a largo de su historia, y, recientemente, el presidente de la República ha señalado que disfruta los manjares que ofrece. No cabe duda que este sitio ocupa un lugar importante dentro de la nostalgia de miles de familias del Estado de Morelos, de México, e inclusive, me atrevería decir, del extranjero.

Lamentablemente, en los últimos días dimos con la noticia de que el acceso al restaurante a través de la autopista se encontraba bloqueado, lo que, evidentemente, afectó de manera negativa al establecimiento y a su personal. Al poco tiempo, se acusó que el estacionamiento era inaccesible debido a que autoridades de Capufe lo habían cerrado.

Debido a que el acceso al estacionamiento del inmueble fue bloqueado, las y los comensales decidieron estacionarse a pie de vía para disfrutar de los platillos de este lugar, algo que, desde luego, implica un riesgo para los conductores que se detienen y quienes siguen su camino.

En entrevista, el abogado del tradicional restaurante argumentó que cuentan con los permisos necesarios para operar su estacionamiento y su negocio; no obstante, señaló que un hombre que se acreditó como delegado de Capufe, les exigió el pago del derecho de vía bajo condiciones sospechosas.

De acuerdo con el testimonio del abogado, a pesar de contar con los permisos en forma, se les exigió este pago, aunque no se les indicó una cifra a pagar, puesto que para ello les fue solicitada una lista del personal que labora en el lugar, las ventas mensuales y los pagos anuales al SAT. Ojo, el derecho de vía se refiere al área de asfalto en uso, no al ingreso de consumidores al inmueble. Es decir, aunque este hecho podría pensarse como un procedimiento normal, debido a que el restaurante se encuentra a pie de vía, al observar las formas en que se exigió el pago podemos dar cuenta de que este se trató de un posible acto de extorsión.

Afortunadamente, el acceso ha sido restaurado; no obstante, se debe investigar el caso, puesto que los abusos de poder no deben ser tolerados. Las instancias públicas deben actuar siempre en beneficio de México y su pueblo, no de intereses personales. Los tiempos de corrupción quedaron en el pasado.

 

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial