El Insabi y las mentiras del PAN

Compartir

Por Lucy Meza*

La Salud es sin lugar a duda el bien más preciado del ser humano. Es lamentable, sin embargo, que se pretenda aprovechar esa circunstancia para obtener dividendos políticos, pero, peor aún, que se mienta a la población de manera particular a quienes no cuentan con los recursos económicos para enfrentar una enfermedad, cualquiera que sea ésta.

La semana pasada en el Senado aprobamos en lo general con 67 votos a favor, 22 en contra y 14 abstenciones la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) con lo que desaparece el Seguro Popular.

El Insabi brindará, para quienes no cuenten con seguridad social, los servicios médicos de manera integral a toda la población y garantizará en forma gratuita, desde medicamentos hasta la atención de enfermedades crónico-degenerativas, incluidas la diabetes, el VIH-SIDA y el cáncer, entre muchas.

Sí, efectivamente, el cáncer. Este mal que representa una pandemia, por lo que es lamentable que el Partido Acción Nacional (PAN) haya pretendido usar como capital político a quienes viven momentos difíciles debido a los problemas de salud que padecen sus familiares, para hacer creer a la población que el Insabi no contemplaba atender a quienes enfrentan enfermedades graves. Debe quedar claro, la atención será sin restricción alguna.

Los panistas, en particular, se dedicaron a regar un cúmulo de mentiras alrededor de la creación del Insabi. Aseguraban, por ejemplo, que iba a desaparecer el llamado Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, creado para dar servicios de alta especialidad a pacientes con enfermedades de alto costo.

Contrariamente, se crea el Fondo de Salud para el Bienestar que tiene como fin destinar sus recursos a la atención de enfermedades que generan altos costos; ya sea para el Estado o para los familiares. Sin embargo, será el primero el que los asuma.

Es falso también que las y los empleados de salud se vayan a quedar sin empleo. Por el contrario, la reforma, en sus artículos transitorios, establece que los recursos humanos, financieros y materiales serán transferidos al Insabi, y respetados los derechos laborales.

Otro aspecto importante que la población debe de conocer es el hecho que la atención médica y los tratamientos que reciben los pacientes que estaban afiliados al Seguro Popular no serán interrumpidos.

De la misma manera, regaron la versión de que los 60 millones de mexicanos estuvieron afiliados al Seguro Popular perderán ese derecho. Mentira. Quienes cuenten con la afiliación a dicho seguro seguirán contando con éste en el Insabi, más aún, lo tendrán las y los mexicanos que no cuenten con los servicios del IMSS e ISSSTE u otros, e inclusive los extranjeros.

En la tribuna senatorial, las argumentaciones de las y los senadores panistas en contra del Insabi simplemente fueron “rollos” propagandísticos para descalificar una reforma, no solamente porque el Seguro Popular fue una iniciativa panista, que es entendible que buscaran que prevaleciera, pero ésta no podía seguir conformando la política gubernamental de la actual administración en materia de salud; cuando dejó mucho que desear, y estaba seriamente descalificada por quienes tuvieron acceso a dicho seguro.

En el fondo la acción del panismo forma parte de toda una campaña de golpeteo al gobierno de la 4T. Esta campaña no sólo es contra el Insabi, representa una cruzada de descalificación para crear un ambiente de rechazo social contra el gobierno.

Desde el triunfo del presidente Andrés Manuel López Obrador el PAN se ha dedicado a tratar de traquetear al gobierno, a partir de estrategias que; por cierto, no le han funcionado, pues tal vez como nunca el panismo de hoy está más alejado de la gente.

En el fondo, lo que los panistas estaban defendiendo no era el derecho universal de la población a la salud, sino el gran negocio que se significó desde el gobierno de Vicente Fox; cuando éste instituyó el Seguro Popular, por eso la insistencia panista de que no desapareciera, pues como señalaban quienes se beneficiaron de las enfermedades fue el capital privado, poco o nada aliado con quienes menos tienen.

Como lo señaló el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela: “Aunque el Seguro Popular fue la propuesta para resolver los problemas de salud de la población desprotegida, las personas afiliadas a este programa y los millones de no afiliados carecen hoy de acceso a atención médica de manera oportuna y de calidad”.

Es por esto que el presidente, como dirigente social y candidato, fue puntual cuando afirmaba que “el Seguro Popular, ni es seguro, ni es popular”. Por eso ahora el Insabi sustituye el cuadro básico minimalista, por el compendio nacional de insumos para la salud; además de que se incluye, ya que no estaban, las intervenciones quirúrgicas.

Con el Insabi más de 69 millones de mexicanos que hoy se encuentran sin seguridad social podrán acceder a este derecho constitucional que, contrario a las versiones de la oposición, tendrán una mayor cobertura de los padecimientos; además de considerar a la salud como un derecho humano.

Una nueva etapa en esta materia comienza en nuestro país. Desde luego, la pendiente que se debe atacar no será fácil de escalar debido, ya lo decía, a la corrupción que ha imperado en el sistema de salud, a las inercias e intereses que buscarán descalificar al Insabi.

Desde este espacio hago un reconocimiento a quienes buscaron hacerse escuchar, a quienes protestaron contra una iniciativa que no era tal, porque en ningún momento en su articulado pretendíamos negarles el acceso a medicamentos que por su alto costo son incansables para ellos, es decir, estoy hablando del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos. Por lo mismo lamento que por falta de sensibilidad social y política se les haya tratado de manera insulsa, sobre todo, como ya señalaba, porque fueron presa de quienes los engañaron diciéndoles que la reforma no les garantizaba el abasto de medicamentos para sus familiares con cáncer.

En la arena política del debate, el intercambio de puntos de vista, siempre deben ser bien venidos; son saludables para la democracia. Sin embargo; no así, la mentira y la difamación como mecanismo para ganar cuando no se tienen los argumentos, ni la sabiduría para reconocer que el otro los venció, pero peor cuando se le miente a la población y más aún cuando la salud está de por medio.

*Senadora de Morena

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial