El año de la esperanza

Compartir

México se encuentra en un momento clave para la recuperación nacional, a partir de las afectaciones ocasionadas por la covid-19. El nivel de responsabilidad social que tengamos en estos días definirá si el ritmo de contagios disminuye o aumenta y, consecuencia de ello, cuales serán las medidas que se implementarán para proteger la vida de las y los mexicanos.

Es decir, está en nuestras manos la recuperación nacional integral. Como mexicanas y mexicanos, tenemos la responsabilidad de cortar la cadena de contagios en favor de las familias de México, los comercios y el personal de salud —los héroes y heroínas de México— hagamos lo propio para cuidar a quienes nos cuidan y a quienes salen todos los días para apoyar a otras personas.

Lamentablemente, a pesar del aumento de contagios por covid-19 en México, en redes sociales y medios de comunicación, pudimos observar cómo se llevaron a cabo —en diversos sitios turísticos nacionales— celebraciones de fin de año sin las medidas básicas de sanidad.

Es importante tener en mente que el semáforo rojo no es sinónimo de viaje a un estado que no esté en ese color, y las medidas de sanidad sí tienen la capacidad de salvar vidas. Debemos tener claro que nuestro comportamiento personal tiene un impacto en toda la sociedad, si nos cuidamos, cuidamos a las demás personas; no obstante, si hacemos caso omiso a las recomendaciones de salud, ponemos en riesgo la vida y economía de nuestras personas connacionales.

Este será un año clave para el combate a la covid-19, la vacuna es una luz esperanzadora que sirve como apoyo a esta batalla que estamos librando en México y en el mundo; no obstante, esta no es una solución milagrosa para la contingencia sanitaria, debemos continuar empujando (a través del cuidado de la salud y la responsabilidad social) para superar— unidos y solidarios— esta pandemia.

Las medidas de sanidad seguirán vigentes, por amor a México, sigamos cuidándonos, sigamos siendo responsables y sigamos apoyando a nuestras comunidades. De esta manera, la recuperación de la economía familiar será más próxima, las pequeñas y medianas empresas podrán operar de manera segura y, poco a poco, recuperaremos la normalidad que la pandemia nos arrebató a inicios del año pasado.

Concluimos un año complicado y damos inicio a un 2021 que se pinta de esperanza y cuyo desenlace será determinado por la unidad y la solidaridad social, por la responsabilidad y la empatía, por el apoyo mutuo y el amor a la patria. Estoy convencida de que vienen tiempos mejores.

 

 

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial