Cuidarnos bien

Compartir

El Congreso del estado de Oaxaca aprobó este 5 de agosto una reforma que prohíbe la venta, obsequio o donación de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico a las y los menores de edad del estado. Esta iniciativa fue aprobada por un total de 31 legisladores y legisladores.

La reforma, que se hizo a la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado, se creó a partir de la problemática de obesidad que existe en el país hoy en día. Este problema de salud pública, que ha permeado en suelo mexicano durante un largo tiempo, se ha hecho más visible durante esta contingencia sanitaria, puesto que dentro de los factores de riesgo de desarrollar complicaciones en caso de contagiarse de COVID-19, se encuentran el sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

De acuerdo con la Dra. Teresa Shamah Levy, directora adjunta del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas (CIEE) del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), “En México consumimos en promedio 214 kg de alimentos ultraprocesados por persona al año, ubicándonos con ello en el primer lugar respecto a este consumo”.

Y es que, las altas cifras de obesidad en el país no son nuevas, sino que datan de varios años atrás. México ocupa el primer lugar en Latinoamérica en obesidad en personas adultas. Asimismo, lamentablemente, de acuerdo con datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) 1 de cada 20 niñas y niños menores de 5 años y 1 de cada 3 entre los 6-19 años padece sobrepeso u obesidad, lo que nos coloca en los primeros lugares de obesidad infantil en el mundo. Este es un problema que debe atenderse a la brevedad.

Ahora bien, volviendo a la reforma aprobada en el legislativo oaxaqueño, esta pone sobre la mesa un reto importante para los padres y las madres de familia, puesto que implica que tendrán en sus manos la decisión de brindar este tipo de alimentos a sus hijos o pensar en alternativas más sanas.

Este es un avance en el combate de la obesidad infantil en México; no obstante, los esfuerzos para promover una vida más sana en nuestra niñez no deben detenerse ahí. Recordemos que el sobrepeso y la obesidad no están ligadas exclusivamente a una la alimentación de las personas, sino que estas, a su vez, están íntimamente relacionadas con el estilo de vida de las personas. Por ello, es importante, durante y después de esta contingencia sanitaria, que tengamos un estilo de vida saludable, donde complementemos una buena alimentación con ejercicio y cuidado de la salud mental.

Desde la Comisión de Juventud y Deporte del Senado de la República, estamos convencidos de que la actividad física no solo trae grandes beneficios a la salud de las personas, sino que, a su vez, es uno de los pilares para construir un México en Paz.

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial