AMLO, no está solo

Compartir

La marcha del domingo 27 de noviembre no sólo mostró el apoyo del pueblo al presidente, Andrés Manuel López Obrador, sino también comprobó el poderío de Morena y la confianza ciudadana a la Cuarta Transformación. Fue una demostración del músculo político y de la legitimidad que aún mantiene el primer mandatario de este país.

Lo que sucedió el día de ayer en la Ciudad de México, en la avenida Reforma y en el zócalo de Cuernavaca, sigue poniendo en evidencia que la oposición y la alianza Va por México, está moralmente derrotada. Aún y cuando se unan y se sumen más a su causa, no podrán con Morena.

Ayer, nuevamente, el presidente salió a caminar con el pueblo de México, que se desbordó para respaldarlo y decirle que “No está solo”. Andrés Manuel López Obrador, tiene la legitimidad social, la fuerza política y el poder del pueblo, para seguir impulsando la transformación de país.

Y está transformación pasa por un cambio profundo del Instituto Nacional Electoral, organismo que, por cierto, ha iniciado una persecución política en contra de quienes libremente y en estricto derecho a la libertad de expresión hemos externado nuestro respaldo al presidente del país.

La marcha sirvió para demostrarle a los grupos de interés y a los poderes fácticos que añoran el pasado, que extrañan la corrupción, el amiguismo, el influyentismo, que el país va por buen camino en material social y económico.

Se ha mantenido el precio de los energéticos, se salvó a la CFE de la privatización, se ha evitado que México caiga en una inflación superior al 13 por ciento y por si fuera poco, se van a incrementar en un 20 por ciento los salarios de la clase trabajadora a partir del próximo año.

México se está transformando con el respaldo de las y los mexicanos, lo que le ha dado fortaleza y solides al país. Se requiere del fortalecimiento de la democracia y para ello se necesitarán cambios profundos, que permita al país avanzar de la mano con el pueblo y no con los grupos de interés que sólo buscan seguir enriqueciéndose con el patrimonio de todos los mexicanos.

Quienes advertían un México y un gobierno debilitado, se equivocaron y se autoengañaron, pues ayer domingo quedó más que demostrado que nuestro país ya no gobierna la oligarquía. México tiene mucho presidente, que cuenta con el apoyo de las mayorías. Con ello, México es el país más fuerte de todo Latinoamérica.

En México hay una indiscutible gobernabilidad, hay paz social, paz laboral, libertades y derechos y se gobierna con vocación de justicia y democrática.

La Cuarta Transformación debe continuar para lograr su consolidación, la cual no podría concretarse sin la continuación de los programas sociales dirigidos a los jóvenes, a los estudiantes, a las madres solteras y a los adultos mayores.

Senadora Lucía Meza Guzmán

Redes Sociales: @LuciaMezaGzm

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial