Arte y tecnología

En estos días de guardar me encontré con notas que seguramente han sido de llamar la atención a todo el mundo. Particularmente luego del reciente incendio en la Catedral de Notre Dame en París, lo mismo que ocurrió en el Museo Nacional de Río de Janeiro el año pasado, que mediáticamente no llamó tanto la atención. Una de las notas del tema destaca: “la necesidad de contar con un acervo digital de las obras de arte” a nivel mundial, y el que existe en México un esfuerzo en este sentido.

La información señala que “la Catedral de la Ciudad de México formará parte de las 30 nuevas ubicaciones provenientes de 13 países, incluido el templo de Apolo, en Grecia; la tumba de Tu Duc, en Vietnam; y el monumento a Thomas Jefferson, en Estados Unidos; entre varios otros que se podrán recorrer virtualmente gracias al proyecto de Artes y Cultura de Google, desarrollado en colaboración con la organización sin fines de lucro llamada CyArk”

A propósito del Día Mundial del Patrimonio Histórico, se explica que Google Arts and Culture ampliará su proyecto Open Heritage (Patrimonio Abierto) al agregar “un nuevo conjunto de sitios en peligro de extinción de todo el mundo a la plataforma, donde se incluyen obras como el Palacio de Bellas Artes y las ruinas arqueológicas de Monte Albán” y se anuncia la formación de un nuevo Open Heritage Alliance y del portal Open Heritage 3D, que reunirá a expertos en preservación de instituciones GOOGLE OPEN HERITAGE.

Un dato interesante es el hecho que la Catedral de la Ciudad de México se suma al patrimonio abierto para visitarse virtualmente, y que Google Arts & Culture junto con académicos trabajarán conjuntamente para preservar el patrimonio mundial.

El proyecto Open Heritage informó que “se puede tener acceso virtual a 27 sitios del patrimonio mundial en 18 países diferentes, con datos e información sobre cada ubicación, además de presentar modelos tridimensionales de las estructuras 3D y tecnología de escaneo láser. Entre los sitios se encuentra incluido Chichén Itzá, en México; Al Azem Palace, en Siria y la Puerta de Brandeburgo, en Alemania”.

La nota publicada por el diario Excélsior destaca un asunto, sin lugar a duda de suma importancia: “Los datos de patrimonio en 3D que se tiene de diferentes edificios, como la propia Catedral de Notre Dame, del acervo cultural de la humanidad, que se tiene en archivos, se podrá ver a través de imágenes de Street View y mediante exhibiciones en línea, se puede entrar de manera virtual y puede observarse parte de los artefactos destruidos, incluido el esqueleto más antiguo de América”.

Las nuevas tecnologías son un gran aliado para todo, particularmente para el arte, la antropología, la medicina. El incendio de Notre Dame muestra, efectivamente, la necesidad de contar con un acervo digital de las obras de arte.

Desde el Poder Legislativo debemos revisar este proyecto que permita a nuestro país contar con un archivo digital de esta naturaleza; dotar a la Secretaria de Cultura federal y a sus similares estatales para tener los recursos financieros pertinentes que les posibilite empezar a digitalizar sus patrimonios culturales e históricos.

Según Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, México cuenta con mil 300 museos en todo el país reconocidos en el mundo, además de sus zonas arqueológicas, edificios coloniales y modernos.

La nota es sumamente alentadora porque los gobiernos podrán con estas tecnologías digitalizar sus patrimonios e, incluso, llevarlos de manera virtual a lugares que sería imposible transportar físicamente, pero también en caso de una conflagración, las obras de arte estén presentes, aunque desde luego sería estimulante poder disfrutar, por ejemplo, del cuadro: “Zapata, líder agrario” que se encuentra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

*Senadora de Morena

 

El reforzamiento de la seguridad anunciada por Cuauhtémoc Blanco, arrojará resultados positivos para Morelos

Morelos no será rehén de las guerras entre la delincuencia

Al confiar en que el reforzamiento de la seguridad pública anunciada por el Gobierno del estado hoy, bajará la intensidad de la criminalidad en los 36 municipios de Morelos, la Senadora de Morena Lucía Meza Guzmán señaló que ya es el momento en que los tres poderes del Estado y la sociedad creen un sólo frente en contra de la delincuencia.

Advirtió que Morelos no puede seguir siendo rehén de las guerras encarnizadas que existen entre delincuentes, por lo que reprobó los hechos sangrientos ocurridos en la comunidad de “El Hospital” en el municipio de Cuautla, donde cayeron víctimas inocentes.

“Este clima de violencia no es privativo de Morelos, ocurre en distintas entidades federativas del país. Yo estoy segura que con la entrada en operaciones de la Guardia Nacional, y con toda la estrategia que se va a implementar a nivel nacional, se logrará disminuir la incidencia delictiva que genera la delincuencia organizada”, acotó.

Lucía Meza respaldó la postura del gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo y la estrategia de seguridad anunciada hoy, tendiente a garantizar la protección de la integridad física de los turistas que acudirán a Morelos en este periodo vacacional de Semana Santa.

El despliegue de dos mil 480 efectivos estatales, de 200 efectivos federales, de 17 unidades especiales y el sobrevuelo del helicóptero por los 36 municipios de Morelos, será una fuerza que generará certidumbre y confianza a los morelenses y a quienes nos visitan en este periodo.

La Senadora por Morelos consideró que el reto de este Plan Estratégico lanzado por el gobierno de Cuauhtémoc Blanco será el de frenar la ola criminal que se viene presentando en Morelos, y disminuir la comisión de los delitos de alto impacto.

“Coincido con el gobernador Cuauhtémoc Blanco en que existen actores políticos que se aprovechan de las circunstancias adversas y de los hechos sangrientos, para generar confrontaciones estériles. A esos actores políticos yo les digo que: no se van a salir con la suya, no van a lograr desestabilizar al gobierno ni a destruir las alianzas en favor de Morelos”, concluyó.

Por: Lucía Meza

Indolencia médica, indolencia legal

Por Lucy Meza

El 10 de julio del año pasado El Sol de México y prácticamente todos los medios informativos del país informaron lo siguiente: “Denuncian muerte de al menos diez bebés en un hospital de Cuernavaca”.

La nota abundaba: “Patricia Aguirre, quien perdió a sus gemelos, una niña y un niño nacidos el 22 de mayo, destacó que cuando sus hijos empezaron a ponerse graves los doctores les informaron que se trató de una bacteria, y les comentó que ya estaban recibiendo un tratamiento con antibióticos”.

Lamentablemente, no sólo fallecieron esos recién nacidos debido a una infección producida por una bacteria hospitalaria en la Unidad de Cuidados Especiales Neonatales del Hospital General, José G. Parres de Cuernavaca, Morelos; sino que presenciamos también los morelenses la indolencia de los responsables.

Como la responsabilidad que tuvo la Secretaria de Salud del estado, en ese momento, Patricia Mora González; quien quiso atribuir la muerte de los bebés a una situación “multifactorial” como la calificó: “Malformaciones incompatibles con la vida”, nacimientos “prematuros extremos” y otras, justificó.

Hasta el momento, se desconocen resultados de necropsia alguna, salvo la versión que dio a los medios de comunicación la propia Mora González, quien tampoco dijo por qué coincidieron las muertes de varios recién nacidos con las supuestas “malformaciones incompatibles con la vida” y, si los “prematuros” murieron por un problema llamado por ejemplo, “tetralogía de Fallot”, que causa niveles bajos de oxígeno en la sangre; presentando cianosis (una coloración azulada y púrpura de la piel).

Lo lamentablemente también es que, a nueve meses de aquellas muertes de inocentes, la Fiscalía General del estado de Morelos, indolentemente, no ha resuelto

las cinco carpetas de investigación que se abrieron, ni ha fincado responsabilidad penal en contra de los probables responsables.

Además, ha negado atender y desahogar una serie de periciales propuestas por los abogados de los padres de familia. Esta negativa, evidencia las graves omisiones en las que han incurrido los fiscales responsables de la investigación, que sólo han generado sospechas fundadas de un claro encubrimiento; en donde, desde luego, tiene gran responsabilidad la administración del gobierno anterior.

Las investigaciones que no han sido desahogadas son: pericial en medicina neonatal, pericial en medicina gineco-obstetricia y perinatología; y la pericial en epidemiología, que son claves para definir las causas del fallecimiento de los nueve recién nacidos y así poder deslindar responsabilidades entre el cuerpo médico de dicho hospital.

De acuerdo con los protocolos epidemiológicos de la Secretaría de Salud, en el momento en que se detectó el fallecimiento de uno o dos recién nacidos por bacterias, la Secretaría de Salud debió ordenar el cierre total de la Unidad de Cuidados Especiales Neonatales, para evitar que otros recién nacidos se infectaran de la bacteria, lo que no ocurrió.

La bacteria (Klebsiella Pneumoniae) que posiblemente provocó las muertes, fue estudiada por la Secretaría de Salud. Se analizaron 14 casos probables, cinco confirmados y tres bebés fallecidos; sin embargo, a la fecha, no se tiene más información, ni se conoce la acción administrativa emprendida por parte de esta Secretaría y menos de la Fiscalía estatal.

La semana pasada, me acompañaron a la sede del Senado de la República, padres de familia de los nueve bebés que fallecieron. Presentaré un punto de acuerdo para exhortar al gobierno del estado de Morelos que instruya a la Secretaría de Salud, informe de manera detallada las acciones administrativas emprendidas y los resultados en relación con los que fallecieron.

Es primordial, también, que la Fiscalía General estatal presente un informe concreto sobre las acciones legales emprendidas por las muertes; se asista y repare el daño en la medida de lo posible a familiares.

El problema, insisto, es la indolencia de los responsables, que no cumplieron con los “protocolos de higiene mínimos, y extremos”, pero sobre todo porque se pierde esa sensibilidad que debe tener toda aquella persona dedicada a la profesión médica. Sea quien sea, quienes están obligados a cumplir el “Juramento hipocrático” que, además del respeto a la vida, señala: “Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones”.
*Senadora de Morena.

Limpieza a fondo en el Poder Judicial

La foto que en días pasados apareció en primera plana de muchos diarios del país, donde se veía al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y al Coordinador parlamentario de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, sugirió un cúmulo de especulaciones sobre lo que pudieron haber platicado.

Este jueves pasado, el Senador Monreal presentó una iniciativa que propone ampliar de 11 a 16 en número de ministros de la Suprema Corte Justicia de la Nación (SCJN).

El proyecto de decreto tiene como objetivo crear una sala especializada en temas de anticorrupción. “El texto destaca que la sociedad solicita una eficiente impartición de justicia, que se vea reflejada en el combate efectivo a la corrupción”.

Los medios de comunicación destacaron que la “iniciativa propone que la creación de la nueva sala cuente con la competencia en materia de anticorrupción; incluyendo cuestiones derivadas de la responsabilidad administrativa y los delitos que tengan por origen hechos o actos de corrupción en los que participen servidores públicos y particulares”, amén de otro “cúmulo de asuntos que se someten cada año al conocimiento de la sala en materia administrativa y laboral; que no son resueltos en el tiempo debido a la gran carga de trabajo”.

Muchos somos los que nos hemos preguntado ¿hasta dónde llega la corrupción en el Poder Judicial? La preocupación, desde luego, no es sólo del jefe del Ejecutivo federal, que seguramente tiene información sobre actos de descomposición del Poder Judicial y, probablemente también, fue por ello por lo que se reunió con el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Saldívar Lelo de Larrea, para poner un dique a la ola de podredumbre donde los jueces pudieran estar involucrados, porque si no se les pone un alto; la Cuarta Transformación no llegará.

La descomposición del Poder Judicial, a todos los niveles, es lamentable; desde las sentencias que han permitido liberar a pequeños y poderosos delincuentes, hasta los que se les ha autorizado regresar a las calles, a muchos, para repetir sus fechorías, lo mismo a personajes como César Duarte, ex gobernador de Chihuahua a quien un juez federal le otorgó un amparo que dejó sin efecto la orden de aprehensión en su contra.

Muchos son los casos donde es evidente que detrás de esas liberaciones está de por medio un acto de corrupción de los jueces, por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador busca se lleve a cabo, en serio, una gran reforma que transforme las instituciones. Por ello es importante desde el Senado analicemos, debatamos y aprobemos la iniciativa del Senador Monreal.

Y muchos son los “inconvenientes”, provocadores de la corrupción de quienes integran ese poder. Los jueces locales, magistrados y ministros son objeto de presiones de todo tipo, o por conveniencia de quienes ejercen otro tipo de poderes: el económico y el político; y sí, también, las “advertencias” “amenazas” de la delincuencia.

En noviembre de 2017, El Sol de México publicó una nota que destacaba: “En los últimos cinco años y medio, el órgano de administración, vigilancia y disciplina del Poder Judicial de la Federación (PJF) sancionó a 117 jueces y magistrados por caer en irregularidades en sus funciones”.

Desde la llegada de la nueva administración, no ha habido un día en el que donde apriete el gobierno federal y no salga “pus”. En el Poder Ejecutivo y en el Legislativo, la corrupción fue escandalosa. Ahora, López Obrador sentó al Ministro Presidente Arturo Saldívar, quien afirmó “Es necesario diseñar estrategias inteligentes para combatir la corrupción que, innegablemente, existen en el Poder Judicial de la Federación. Tanto en la impartición de justicia como en las funciones administrativas”.

Sin lugar a duda son fuertes las afirmaciones del presidente de la República cuando afirma que “los jueces están al servicio de la delincuencia”. La corrupción en el Poder Judicial no es asunto nuevo; era un “secreto” a voces que por “diplomacia política” o mejor dicho por confabulación y conveniencia se toleraba.

Un buen principio que permita llegar a la 4T es hacer limpieza a fondo en el Poder Judicial.

*Senadora de Morena

Parlamento abierto y juventud

¿Cuál es la percepción que los jóvenes mexicanos tienen sobre la democracia?
Seguramente, no es muy positiva. Saben, por sus padres y porque lo han vivido, que a ellos poco o nada se les ha tomado en cuenta. Por fortuna, en los últimos años las cosas han venido cambiando.

La juventud está ejerciendo su ciudadanía de manera distinta. Se han ganado
muchos espacios para ser escuchados, pero, sobre todo, para conocer sus
preocupaciones y prioridades; para entenderlos y debatir con ellos.
El pasado miércoles 27 de marzo, desde el Senado de la República, iniciamos el Primer Parlamento Abierto que tiene el objetivo sumar voluntades y, de manera conjunta, iniciar un proceso legislativo, político y social para aprobar la primera Ley General de la Juventud.

El primer encuentro se llevó a cabo en la vieja casona Xicoténcatl, bello edificio que fuera la sede del Senado de la República, pero de la misma manera en otras entidades del país vamos a llevar a cabo más foros con esta misma temática.

Durante el encuentro, una demanda generalizada de todos y cada uno de los
participantes fue que los jóvenes deben ser insertados en el desarrollo nacional y vincularlos en el proceso legislativo; pero, particularmente, porque deben ser ellos los actores principales en la creación de la Ley General de la Juventud.

Su opinión y visión es fundamental, por lo que nuestro compromiso es trabajar
juntos, jóvenes, especialistas, académicos y legisladores; a fin de dialogar y discutir la nueva ley.

Las aportaciones de ponentes en el Parlamento Abierto de las Juventudes, como las de la propia presidenta de la Comisión de Juventud y Diversidad Sexual de la Cámara de Diputados, Reyna Celeste Ascencio Ortega, Arie Hoekman, representante en México y director para Cuba y República Dominicana de la ONU y del Coordinador de la Unidad de Estudios sobre Migración y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, Dr. René Leyva Flores, son relevantes para el objetivo que nos hemos trazado.

Lo mismo las exposiciones como la del sociólogo Héctor Castillo Berthier y la del Secretario Académico del Centro Nacional de Derechos Humanos, Braulio Ramírez Reynoso; quienes tocaron temas que debemos atender a la hora de legislar: pobreza, educación, empleo, oportunidades, sexualidad, salud, abandono social, respeto y reconocimiento.

Se planteó la necesidad de que la juventud retome valores desde su propia casa, porque de lo contrario los adquirirán en otros lados; se afirmó que el “sistema no funciona”, que está distante de los jóvenes y, de manera destacada, que se les deje de estigmatizar “por portación de cara”. En la redacción de la Ley de la Juventud “se necesita de la participación de los chavos”, se exigió.

Jóvenes como Edith Estefanía Hernández Ceballos, Directora General de Políticas Públicas de Derechos Humanos, Migración y Población de la Secretaría de Gobernación; Enrique Haces Lago, de Todos Somos Uno y de la Directora de Servicios a la Juventud, Daniela Dorantes Cervantes; tuvieron una participación relevante, porque nos indicaron de viva voz y desde su propia óptica, hacia dónde nos debemos dirigir para configurar un código que contemple sus demandas.

Es indiscutible que la firma de la Convención Iberoamericana de los Derechos de la Juventud en el 2005, por parte del Estado mexicano y las reformas constitucionales del 2011, marcaron un importante parteaguas en el tema de los derechos humanos.

México tiene que ubicarse a la altura de las circunstancias juveniles y estar a la
vanguardia, y asumir el firme compromiso de legislar en favor de los más de 30 millones de jóvenes que hoy en día representan el 34.1 por ciento del total de la población.

Ese bono demográfico no puede ser soslayado, ni desaprovechado, mucho menos condenado a la precariedad. Por ello, es importante rescatar a los jóvenes de la violencia, de la falta de oportunidades, de la discriminación y de la vulnerabilidad en la que se encuentran.

Es por este motivo que la Ley General de la Juventud deberá de asegurar la
protección más amplia de las libertades fundamentales a partir de la identificación de sus necesidades y problemáticas, bajo los principios de progresividad, universalidad, integralidad y convencionalidad.

Debe contemplar la transversalización, la perspectiva de género, la interculturalidad de los jóvenes y la no discriminación. Tiene que garantizar los mecanismos para la participación de los jóvenes en la toma de decisiones sobre aspectos políticos, sociales, económicos que afecten su vida.
Les dejó la liga del Parlamento Abierto para que participen en este compromiso que es de todos. www.parlamentodelasjuventudes.mx

*Senadora por Morena

Los derechos de los jóvenes

Los derechos de los jóvenes

Por Lucy Meza

“Los jóvenes son el sentido de la vida, la frescura, el presente, el futuro”. Así se refirió recientemente el presidente Andrés Manuel López Obrador a quienes dijo, se les entregará la estafeta en el relevo generacional y aseguró, “confió que se harán cargo de continuar con la Cuarta Transformación”.

Desde la campaña presidencial expresó su compromiso y la necesidad de apoyar a los jóvenes con oportunidades, y darles todas las facilidades para seguir estudiando y “se alejen de tentaciones y riesgos”; además de la muy lamentable deserción escolar.

En las tres administraciones federales pasadas, los jóvenes sólo estuvieron en sus discursos. Hace 13 años el gobierno mexicano firmó la Convención Iberoamericana de los Derechos de los Jóvenes celebrada en Badajoz, España, en el mes de octubre del 2005. Sin embargo, ninguno de los tres mandatarios remitió al Senado de la República la firma de dicho acuerdo para su ratificación y su consecuente reconocimiento; es decir, llevamos más de una década de rezago y de retraso en reconocerles a los jóvenes mexicanos sus derechos civiles, sociales, políticos, educativos y culturales.

 Países como España, Argentina, Brasil, Chile y Costa Rica; que forman parte de la Convención Iberoamericana, no sólo ya reconocieron los convenios de dicho acuerdo, sino que incluso ya cuentan con leyes nacionales de la juventud.

Por ello, el pasado jueves presenté una proposición con punto de acuerdo que fue aprobado por el pleno del Senado de la República, y que previamente tuvo el aval de la Comisión de Relaciones Exteriores, a fin de exhortar al Ejecutivo federal para que remita a la Cámara Alta la firma de la Convención referida, y los protocolos establecidos.

Mientras que sus tres antecesores no vieron ni oyeron a los jóvenes, el presidente López Obrador ha lanzado todo un proyecto nacional a favor de éstos. El programa, “Jóvenes Construyendo el Futuro” tiene dos ramificaciones: bajo la dirección de la SEP; tienen como propósito beneficiar a 300 mil estudiantes de educación superior con una beca mensual de 2 mil 400 pesos, mientras duren sus estudios.

La segunda vertiente; operada por la STPS, tiene como meta promover el fortalecimiento y adquisición de habilidades técnicas y socioemocionales para 2.3 millones de jóvenes que no estudian y no trabajan, mediante una beca de 3 mil 600 pesos mensuales.

El de hoy es el momento para aprovechar y encauzar a los jóvenes. Es el momento de hacer valer el bono demográfico de 30.6 millones de muchachos mexicanos porque de lo contrario, como país, estaríamos condenando nuestro futuro al crecimiento de la pobreza extrema de los adultos mayores.

De ahí la importancia y trascendencia de incluir a los jóvenes en el desarrollo social, laboral, económico y cultural del país; pero esto sólo lo vamos a lograr reconociendo sin cortapisas, sus derechos. La Convención Iberoamericana de los Derechos de los Jóvenes será, sin duda, uno de los marcos jurídicos importantes para la creación de la Ley General de la Juventud.

Por eso el 27 de marzo en la vieja casona de Xicoténcatl, sede anterior del Senado de la República, daremos paso al Parlamento Abierto de la Juventud donde, desde el seno de la Comisión de la Juventud y Deporte que me honro de encabezar, iniciaremos la ruta crítica para empezar a elaborar la iniciativa de la Ley General de la Juventud, en la que habrán de participar organizaciones de jóvenes y estudiosos en la materia.

“La Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes se ha convertido en norma legal interna de obligatorio cumplimiento para los Estados que la han ratificado, así como en un documento orientador para el diseño y la implementación de políticas, programas, proyectos e iniciativas en materia de juventud, con enfoque de derechos; que puede ser referenciado y aplicado tanto por los gobiernos como por las y los ciudadanos.

“De allí su gran aporte al ejercicio de una ciudadanía integral fundamentada en el reconocimiento de las personas jóvenes como sujetos de derechos y acorde con las distintas realidades socioeconómicas, políticas, culturales y tecnológicas de la región”.

Nuestro compromiso como Poder Legislativo y como sociedad con los jóvenes, es inquebrantable. Ya no podemos excluirlos, ignorarlos y menos limitarlos.

*Senadora por Morena

¿Destruir?; mejor construyamos

Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador resolvió no continuar con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, esa decisión se sumó a otras que parecía le traerían también muchas animadversiones. Las cosas no ocurrieron así, por el contrario, los positivos se fueron arriba.

A cien días del arranque de gobierno el presidente de la República está más que bien calificado. En una encuesta, previo a sus primeros cien días de gobierno, el diario El Financiero realizó una donde López Obrador obtuvo una calificación aprobatoria del 75%; mientras en la De las Heras, Demotecnia arrojó que el 83% de los encuestados consideró su trabajo como “muy bueno” o “más o menos bueno”.

La Cuarta Transformación arrancó su camino. El país está observando cambios importantes; por ello la población a pesar de las campañas negras y de las críticas de quienes se sienten afectados por las decisiones del gobierno morenista, sigue dando su respaldo al presidente López Obrador.

Enfrentar la corrupción, combatir la pobreza, desterrar la violencia y al crimen organizado, es un trabajo nada fácil de resolver. Sin embargo, en todo este tiempo, el mandatario ha estado demostrando que transformar a México sí es posible, pero ello no se alcanzará sí el presidente se encuentra solo, sin la colaboración responsable de sus más cercanos colaboradores y de su equipo de trabajo; pero también de aquellos o aquellas que, sin ser parte de su gabinete, actúan como sus opositores.

En este periodo de tiempo el presidente se dedicó a trabajar sin descanso; de manera más que plausible, primero para echar abajo lo que en administraciones pasadas hicieron; donde la corrupción fue el signo que hizo destacar a los gobiernos neoliberales.

Desde muy temprano, antes del amanecer, el presidente se ha dedicado a pegar tabique por tabique. A través de las conferencias de prensa, conocidas como las “mañaneras”, ha comunicado las decisiones que ha tomado en su propósito de transformar al país. En pocas palabras, lo que ha hecho es construir.

Pero no sólo está construyendo, está sumando. En política, sumar es muy importante y más cuando una nueva estructura se está fabricando. Quienes han estudiado ingeniería o arquitectura saben lo importante que es en una construcción la fortaleza de sus estructuras y de sus cimientos.

En política quienes nos dedicamos a ella sabemos, de la misma manera, de la importancia que deben tener las estructuras y cimientos de un partido político. Sabemos que se puede no sólo tambalear a un instituto político sino, peor aún, destruirlo y acabarlo.

La fortaleza de una institución política se puede alcanzar a través de la unidad, del diálogo, de escuchar al compañero de enfrente, al de un lado, al de atrás y no querer imponer decisiones personales o actuar de manera intransigente.

De las difíciles circunstancias que padece alguna organización, a pesar de todo el poder que obtuvo, se debe aprender para no caer en socavones que se pueden convertir en cementerio. La imposición es una grave enfermedad que, igual puede significar la “muerte política” de un partido, cuando se quiere acallar a la militancia.

Querer atribuirse el liderazgo que les da, de manera mezquina y perversa, estar el frente de un organismo social o político a través de la imposición, cual “sabandija”, en nada podrá ayudar a quien dirija o vaya a encabezar a un partido político.

El presidente de la República necesita aliados que entiendan que “mejor ayuda el que no estorba”, que hoy más que nunca requerimos estar unidos y cohesionados, que se debe dimensionar que ha sido muy positivo lo que en estos cien días construyó el presidente; que no se vale destruirlo.

*Senadora por Morena

 

La inseguridad en Morelos, asunto de todos

La crisis de seguridad que vivimos en Morelos no se puede negar a través de un comunicado de prensa, como tampoco asegurar que no la hay sólo por decreto. Por eso ha sido importante, en un principio,que el propio gobernador Cuauhtémoc Blanco haya reconocido que “hay un chingo” de delincuentes.

Lamentablemente en Morelos uno de los principales reclamos sociales es el de la inseguridad. Es por eso por lo que, en dos marchas ciudadanas, la sociedad civil ha expresado su inconformidad, particularmente por parte de grupos de feministas que demandanseguridad ante el incremento de los feminicidios.

Morelos enfrenta momentos complicados en materia de inseguridad porque se quiera o no, la entidad es un espacio, por diversas circunstancias, demasiado atractivo para la delincuencia, desde el ladrón “convencional” hasta los grupos  organizados, aunque no necesariamente como consecuencia de latransición como algunos han señalado.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), a partir de que asumió funciones Cuauhtémoc Blanco Bravo, se perpetraron 94 asesinatos; 84 en noviembre y 93 en diciembre; 187 de los 271 homicidios fueron dolosos; se contabilizaron 10 feminicidios; seis de ellos en diciembre; se cometieron 21 secuestros; cinco en octubre, ocho en noviembre y ocho en diciembre. Asimismo, en ese periodo se contabilizaron 4 mil 285 robos; la cifra más alta se dio en octubre, con mil 543 casos. (La Jornada-Estados 28 de enero 2019).

Buena parte de la responsabilidad por la inseguridad la tiene también la falta de desarrollo social y económico que ha incidido y provocado que varios sectores de la población, como viene sucedido en todo el país, encuentren en la delincuencia una salida, sí; pero falsa.

Por ello es necesario tener un diagnóstico que nos permita precisar dónde se encuentran lo focos rojos o los puntos de riesgo donde actúa la delincuencia, pero también determinar dónde el Estado es responsable de la incidencia delictiva, sobre todo cuando no hay un plan de prevención del delito.

En este sentido es importante que el diagnóstico y las salidas las encuentre no sólo el gobierno estatal; debe ir acompañado de los gobiernos municipales, del gobierno federal y, de manera particular, de las organizaciones no gubernamentales que en Morelos han tenido una destacada participación en esta lucha. 

Debemos hablar de que en la entidad estamos obligados a conjugar todos los verbos que nos permitan atenuar, en un primer momento, este grave problema y, posteriormente irlo resolviendo en la medida de los posible, porque afirmar que se acabará, sería demagogia pura.

Morelos como el resto de las entidades del país tienen en la Guardia Nacional, que fue aprobada recientemente por unanimidad en el Senado y luego en la Cámara de Diputados, un apoyo fundamental a través de un mando civil de las fuerzas armadas para que éstas salgan a las calles en apoyo a las policías estatales y municipales.

Es preocupante sí, el incremento en los delitos denominados de alto impacto: el homicidio doloso, feminicidio, secuestro, robo con violencia y el robo de automóviles, el incremento de los secuestros, como también de los homicidios dolosos, que ha llevado a Morelos al sexto lugar a nivel nacional con mayor índice de asesinatos.

La crisis de inseguridad en Morelos es una realidad que nadie ha negado afortunadamente, y reconocerloes un paso importante, como relevante será que nos dejemos de confrontaciones; por el contrario, una de las salidas es sumar, no restar; escucharnos, dejar a un lado las vanidades, la grilla y actuar en unidad, acompañados del gobierno federal, y como ya decía, de la mano de las organizaciones no gubernamentales: La palabra la tenemos todos. La inseguridad, es asunto de todos.

Desde el Senado

Por: Lucy Meza

Senadora por Morena