La juventud es la clave

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¡Estamos un paso más cerca de la primera Ley General de las Juventudes! El año pasado se publicaron las reformas constitucionales a los artículos 4 y 73, en materia de juventud, que como presidenta de la Comisión de juventud y Deporte presenté. En ese momento señalé que, a partir de estas, se establecía el ordenamiento legal necesario para expedir, por primera vez en la historia de nuestro país, una Ley de las juventudes, para finalmente dotar de derechos a las personas jóvenes de México.

Bien, me complace señalar que la semana pasada presentamos la iniciativa que propone la Ley General de las Juventudes. Cumplimos con nuestro compromiso de dotar de todos los derechos a las y los jóvenes mexicanos. Es una propuesta que les garantizará su total inclusión en el orden político, económico, cultural y deportivo.

Esta iniciativa tiene como objetivos establecer los mecanismos de garantía para el ejercicio de los derechos de las personas jóvenes, establecer los principios rectores que orientarán la política nacional en materia de derechos de las personas jóvenes con perspectiva de juventud y regular la organización y funcionamiento del sistema nacional de juventud.

También, pretende establecer las facultades, competencias, concurrencia y bases de coordinación entre la Federación, las entidades federativas, los municipios y las Alcaldías de la Ciudad de México en materia de personas jóvenes; y establecer las bases generales para la participación de los sectores privado y social en las acciones tendentes a garantizar la protección y el ejercicio de los derechos de las personas jóvenes, así́ como a prevenir su vulneración.

El mundo vive cambios sin precedentes. Ahora, la juventud empieza a identificarse como agentes y anfitriones de soluciones ante los conflictos en el mundo. Sus aportaciones al desarrollo comunitario, nacional, regional y mundial deben seguir reconociéndose y alentándose.

Lamentablemente, en muchos casos siguen existiendo estereotipos y estigmas sobre la juventud, factores que contribuyen en gran medida a la negación de los jóvenes como actores sociales y políticos. Las necesidades de las y los jóvenes son cada vez más complejas y los riesgos que enfrentan son mayores.

Con esta ley, aseguraremos una protección más amplia de sus libertades fundamentales, a partir de la identificación de sus necesidades y problemáticas, y bajo los principios de progresividad, universalidad, integralidad y convencionalidad. Es impostergable dotar a nuestra juventud de derechos que garanticen su desarrollo humano, educativo, profesional, laboral, económico, político y cultural. La juventud es la clave del progreso y un mejor futuro.

 

 

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm