El Senado evoluciona

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La semana pasada, las y los senadores de la República celebramos la primera sesión plenaria a distancia en la historia de esta Cámara Alta, donde se atendió correspondencia proveniente de distintos órdenes de gobierno, se dio lectura y se turnaron a comisiones diversos dictámenes.

Esto, a partir de un acuerdo que aprobamos en donde se establecen las bases de dichas sesiones, así como los métodos y logística para que se lleven a cabo. Las asambleas parlamentarias a distancia deberán ser convocadas por la Mesa Directiva, a través de los distintos canales de comunicación disponibles y en estricto apego de las recomendaciones emitidas por las autoridades de Salud.

De esta manera, el Senado se mantiene actualizado para estar a la altura de los retos presentes. La pandemia ha obligado a todas las esferas de nuestra sociedad a modificarse, desde este espacio, trabajamos para que este cambio no afecte el progreso nacional. Esta, sin duda, es una medida vanguardista que atiende oportunamente la problemática que afecta directamente a la humanidad.

Aquí, vale la pena recordar que el Congreso de la Unión cumple con actividades esenciales para la República, que enmarcan la discusión de reformas, creaciones y derogaciones de leyes, la discusión de paquetes económicos, nombramientos, análisis de informes de actividades, entre otras tareas. Este, como sabemos, se divide en dos Cámaras de representantes federales, la de Diputados y la de Senadores.

He ahí la importancia de que las actividades de este órgano bicameral no se detengan o pospongan, al contrario, estas deben evolucionar y adaptarse a las condiciones en las que se encuentra. No podemos dejar a nuestro país con uno de los 3 Poderes de la Unión incompleto, las labores de la Cámara Alta deben continuar.

La importancia de este hecho radica no solo en que el Senado se ajusta a las condiciones de la pandemia, sino que, a su vez, abre la posibilidad de hacer un uso más amplio de las nuevas tecnologías como aliado del trabajo parlamentario. Como sabemos, estas ayudan a eliminar las barreras físicas que existen entre nosotros, así como evadir otros asuntos que pudiesen representar un obstáculo para nuestro quehacer político. Será el tiempo el que determine los alcances y usos específicos de estas herramientas.

Como senadoras y senadores, tenemos una responsabilidad constitucional con la República, que inició a partir de la confianza que nos fue conferida por el pueblo de México en las urnas. Debemos seguir cumpliendo con nuestra labor, al mismo tiempo que cuidamos de la salud de las y los trabajadores del recinto y compañeros legisladores.

 

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm