Sentimientos de la Nación

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Con el arranque del mes de octubre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sesionó para atender la propuesta de consulta popular para enjuiciar a los expresidentes de México, emitida por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. A partir de ello, se determinaron dos cosas: primero, que la consulta es, en efecto, constitucional, por lo que quedará en las manos del Congreso de la Unión si esta se aprueba o no.

Segundo, se modificó la primera propuesta de pregunta para realizarse dentro de esta consulta, para quedar de la siguiente manera: “¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”

Algunas personas argumentan que esto se trata de un tema político; no obstante, pierden de vista el fondo del asunto. El eje central de este proceso que se pretende llevar a cabo —y, de hecho, de las acciones emprendidas para dar pie a un cambio verdadero en el país— es el pueblo de México. Las consultas tienen una función principal de conocer lo que la sociedad mexicana piensa y quiere, son herramientas democratizadoras mediante las cuales se pueden medir los sentimientos de la nación.

Ahora, ¿esto rompe con lo antes establecido? Por supuesto, y ese es el punto. Si queremos consolidar una nueva transformación en el país, debemos hacerlo a partir de métodos diferentes. Bien decía Albert Einstein: “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”

La próxima semana, las y los senadores daremos pie al último paso del procedimiento para hacer de esta consulta popular una realidad. Esto es, desde las Comisiones de Gobernación y de Justicia dictaminaremos la solicitud de consulta popular. Posteriormente, este dictamen se pondrá a discusión en el pleno del la Cámara Alta y de la Cámara Baja, donde deberá ser aprobado por mayoría simple. Finalmente, si todo marcha a favor de que se realice este proceso democrático, este dictamen se publicará en el Diario Oficial de la Federación.

Vivimos tiempos de cambio, las dinámicas sociales y políticas varían de como ocurrían en años anteriores. Hoy, el pueblo de México se encuentra en el centro de la toma de decisiones, sus opiniones, necesidades e intereses superiores son la guía del quehacer político de la Cuarta Transformación.

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm