X

Aprehende en casa

El pasado lunes 24 dio inicio al ciclo escolar 2020-2021. A diferencia de años anteriores, en esta ocasión las y los niños y adolescentes presenciaron y estrenaron una nueva forma de educación en el país. Los pupitres se cambiaron por mesas y los salones de clase se pasaron a los hogares en todo México. Las y los estudiantes mexicanos, desde casa, siguieron en línea.

Este es un hecho sin precedentes, que se da a partir de un contexto extraordinario. La pandemia por Covid-19 nos tomó a todas y todos por sorpresa, obligándonos a adaptarnos a las circunstancias y a seguir adelante enfrentando (y superando) los retos en nuestro camino.

Hoy, las tecnologías de la información y comunicación son nuestras mayores aliadas en la reactivación del país. Desde su papel irremplazable a la hora del regreso a clases de manera segura, hasta su utilidad para mantener activo el comercio local. Todas las dinámicas sociales que se desarrollan dentro de nuestro país, hoy, pueden realizarse de forma segura con el apoyo de las nuevas tecnologías.

Ahora bien, volviendo al tema de la educación en el país. El programa “Aprende en casa”, coordinado por la Secretaría de Educación Pública, tendrá valor curricular y dividirá sus contenidos por niveles educativos, tiempos y canales. De modo que todas y todos los estudiantes puedan acceder a los conocimientos que les tocan.

Este logro es posible gracias a la cooperación entre el sector privado y el sector público del país. Siempre lo he pensado, México necesita que se sumen todos sus miembros en un esfuerzo coordinado, una Cadena de Solidaridad para sacar adelante los temas pendientes de la nación.

No obstante las virtudes de este programa, también tenemos que tomar en cuenta las dificultades e insuficiencias del sistema educativo actual que, si bien se hacen visibles durante este regreso a clases, representan problemas sociales que datan de mucho tiempo atrás.

Existe una brecha tecnológica importante en México. A pesar de los avances en la materia, aún existen muchas familias que, por falta de acceso a las herramientas necesarias, no podrán acceder al nuevo programa de educativo diseñado para esta pandemia. Esto significa que habrá muchas personas a quienes el coronavirus les arrebatará su derecho a la educación pública.

La mayor lección que esta pandemia nos deja es que, sobre todas las cosas, es fundamental apostar a la solidaridad y equidad social para salir adelante. Debemos buscar la manera de trabajar en conjunto —desde todos los sectores del país— para que de manera coordinada encontremos soluciones a las problemáticas que tengamos frente a nosotros.

Hay que recordar —aún más en estas fechas en que se acerca el mes patrio— que México es uno, que todas y todos formamos parte de él. Por ello, extendamos la mano —desde la distancia— a quienes la necesitan.

La unidad frente a la adversidad nos ayudará salir adelante, la solidaridad social nos hará más fuertes y el cuidado personal es hoy un acto de patriotismo. Aprehendamos las lecciones que nos ha dejado esta pandemia y seamos cada día un mejor México.

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

Esta web usa cookies.