X

Morelos, tierra de gigantes

Como es costumbre todos los años, el verano viene acompañado con lluvias intensas en Morelos. La temporada de lluvias ha llegado a las tierras de Zapata. Es tiempo de dar gracias y tener precaución por los beneficios y riesgos que suponen esta etapa en el calendario de nuestro estado.

Uno de los principales beneficiados por este cambio de temporada es el campo morelense, que el año pasado se posicionó en el octavo lugar nacional en la producción de caña de azúcar (Tlaltizapán, Tlaquiltenango, Jojutla, Ayala y Cuautla, principalmente) y arroz (Cuautla, Xochitepec, Emiliano Zapata, Temixco y Jojutla, principalmente). Asimismo, nuestra tierra es cuna de cultivos como el amaranto y maíz blanco.

Para quienes trabajan el campo, la llegada del verano y la lluvia es una bendición, pues ayuda con las tareas del cultivo y al combate de plagas generadas por los tiempos secos. No obstante, aunado a los beneficios que conlleva, esta temporada viene acompañada de riesgos que debemos tener presentes.

Las inundaciones causadas por la combinación de fuertes lluvias y la obstrucción del drenaje pueden prevenirse si mantenemos limpia nuestra calle y no tiramos basura. No obstante, cuando el riesgo de inundación proviene de factores naturales, es importante estar preparados para el peor de los casos.

Tener una mochila de emergencia preparada servirá para agilizar el proceso de evacuación, en caso de ser necesario. Esta debe incluir: documentos importantes como escrituras, documentos agrarios, documentos de identificación personal, cartillas, etc. en un empaque contra el agua; radio y linterna con baterías, alimentos y agua para dos días, botiquín de primeros auxilios y artículos básicos de prevención de contagio por Coronavirus. Asimismo, es fundamental mantenerse al tanto del los avisos meteorológicos y las instrucciones de las autoridades de protección civil.

Por otro lado, la concentración de agua propicia la acumulación de las larvas de mosquitos. Esto implica una amenaza para la salud pública, puesto que muchos de estos insectos son portadores de enfermedades como el dengue, que a la fecha cuenta con 3 defunciones en estudio, 21 casos de Dengue y 54 casos de Dengue con Signos de Alarma; de acuerdo con cifras de el último Panorama Epidemiológico de Dengue de la Secretaría de Salud. El riesgo que presenta este insecto disminuye de manera importante cuando se asean patios, azoteas o cualquier lugar propicio para el estancamiento de agua.

En Morelos la llegada de la lluvia es símbolo de abundancia y vida. Sabemos que cuidando de nuestra tierra nos cuidamos a nosotros, porque la naturaleza está de nuestro lado. Conocemos el valor del trabajo honesto y nuestras manos están para atestiguarlo. Aquí nace gente guerrera, trabajadora, honesta y resiliente. Bien dicen que Morelos no tiembla, brinca y que cuando nos caemos, siempre nos levantamos.

Prevención

Hace unos días, un temblor de 7.5 grados de magnitud sacudió la zona centro y sur del país. En Morelos, fuimos afortunados de que no hubiera daños mayores, no obstante, el estado de Oaxaca fue fuertemente afectado. Este desastre debe servir como recordatorio de que siempre debemos estar preparados para los desastres naturales a los que nuestro estado es propenso.

Aunado a los ya mencionados por la época de lluvias, nuestra cercanía al volcán Popocatépetl nos pone en riesgo de caída de ceniza y nuestra ubicación geográfica nos coloca en un punto propenso a sismos.

La prevención es la mejor herramienta para evitar desastres a futuro. Conocer las medidas de precaución frente a desastres naturales nos ayudará a tener una reacción más rápida cuando nos encontremos en una situación de peligro. Cuidemos de nuestra salud e integridad manteniéndonos al tanto de la información.

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

Esta web usa cookies.