Justicia para Alexander

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La noche del 9 de junio, Alexander, un joven deportista de 16 años, salió con sus amigos a la tienda de autoservicio para comprar refrescos, cenarían pizza en su casa acompañados de su familia. En su camino de regreso, las motos en las que él y sus acompañantes transitaban fueron interceptadas por la patrulla número 23 de la Policía Municipal de Acatlán (Oaxaca).

Luego de que los adolescentes esquivaran al vehículo, uno de los oficiales a bordo disparó contra ellos. La víctima fatal fue Chander, como le decían sus amigos. Alexander era estudiante de la Universidad del Golfo de México y, de acuerdo con testimonios de sus cercanos, era una persona buena, ajena a los vicios. Le encantaba jugar futbol y soñaba con practicarlo de manera profesional; pero fue asesinando de un tiro a la cabeza.

El abuso de autoridad es un problema que ha existido en nuestro país durante años y que trae como consecuencia máxima la violación de los derechos humanos de las personas y el arrebato de vidas inocentes. Nuestros esfuerzos deben estar encaminados en la erradicación de este vicio de la vieja política y, para alcanzar esta meta, debemos comenzar acabando con la impunidad.

Una vez más, México alza la voz en contra de la injusticia y el abuso de autoridad. La movilización ciudadana ante actos que atenten en contra del bienestar de la sociedad es importante, pues representa la concientización de las personas y el deseo que muchas y muchos tenemos por hacer de este país un lugar mejor. Un acto de injusticia en cualquier lugar de México atenta contra la justicia en el resto del país. Ante las injusticias, jamás callemos

Nota: La juventud mexicana será quien construya el futuro de nuestro país. Asimismo, el deporte nos ayudará a que esta construcción se realice sobre cimientos fuertes de salud, respeto y paz. Nuestros esfuerzos deben estar encaminados hacia la creación de condiciones para que las y los deportistas y jóvenes mexicanos puedan desarrollarse de la mejor manera. En este sentido, vale la pena recordar que el combate al abuso de poder y las prácticas deshonestas no se reduce a algunas corporaciones policiacas. En la administración pública, las prácticas que atenten contra el desarrollo de las y los deportistas también deben ser castigadas.

Sin tapaderas

Durante la conferencia de prensa matutina del 12 de junio, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se pronunció acerca de las investigaciones por presunto lavado de dinero que se realizan al equipo del Gobierno de Cuauhtémoc Blanco. “No afecta [la investigación] porque no hay impunidad ni ocultamos nada que pueda significar actos de corrupción, no soy tapadera, lo he dicho desde el principio, sea quien sea”, aseguró.

Esta declaración es importante, pues representa uno de los ideales más fuertes para la nueva etapa en la vida política a la que muchas y muchos queremos llevar a nuestro país. El favoritismo político, la impunidad y la corrupción son vicios de la vieja política que vamos a erradicar.

En Morelos, es imperativo que la corrupción sea desterrada. El terrible actuar del Gobierno y el Congreso del estado han demostrado que sus prioridades se encuentran en intereses personales y no en el bienestar del pueblo de Morelos, que actualmente cursa uno de los episodios más complicados de su historia derivados de la pandemia por COVID-19 y la negligencia de las autoridades locales.

Hago un exhorto a la Unidad de Inteligencia Financiera y a la Fiscalía General de la República para que lleguen al fondo de las investigaciones por posibles actos de corrupción y defraudación fiscal. Quien haya actuado en perjuicio del pueblo, sea un gobernador o sus cercanos, debe afrontar todo el peso de la ley.

Lucy Meza, senadora por Morelos

Fuente: YouTube

Redes sociales: @LuciaMezaGzm