X

Fortaleza familiar

La semana pasada, todo México celebró con entusiasmo el día de las madres. Esta fecha, a pesar de repetirse año tras año, fue extraordinara por las condiciones que el contexto actual impusieron sobre ella. El Covid-19 obligó a muchos a abrazarse desde la distancia y a guardar las flores hasta otro momento, con la promesa de reencontrarnos cuando sea seguro. No obstante, esto no fue impedimento para que el eco de las palabras “Te amo”, “Gracias” o “Felicidades” retumbara en el oído del país .

Y es que las madres merecen un festejo que esté a su altura; sin embargo, esto no involucra más regalos. La conmemoración de las mamás mexicanas no debe reducirse a globos y cantos, debe extenderse a un actuar más responsable por parte de todos los miembros de la familia, durantre todos los días del año. Me explico.

Según cifras recopildas en la Guía para ayudarnos a crear espacios colaborativos en nuestra vida diaria y durante esta cuarentena por el COVID-19, realizada por ONU mujeres México, en promedio las mujeres tienen una carga de trabajo que supera por dos horas el trabajo realizado por los hombres (10 vs 8.1 hrs.) incluyendo el trabajo no remunerado y remunerado. Asimismo, las mujeres dedican a las labores domésticas 39 horas a la semana contra 13 horas en comparación con los hombres.

De acuerdo con ese mismo análisis, la distribución desigual de la carga de trabajo priva a las mujeres de su realización personal y a sus familias de oportunidades económicas, mientras que trabajar en una mayor equidad en los hogares reduce la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres.

Construir hogares y familias más igualitarias trae consigo beneficios económicos, acerca a los miembros y les permite construir lazos más fuertes, ayuda a los más pequeños a generar mejores concepciones de equidad y pone los cimientos para una sociedad más justa.

La desigualdad en los hogares es una realidad, pero este problema tiene solución. Si aún no lo haces, participa más activamente en las tareas de la casa. Esto incluye el aseo de la casa, la crianza de las y los hijos, el cuidado de las personas mayores, la preparación de los alimentos e, inclusive, platicar con nuestra familia acerca de su día y de cómo se sienten.

Aprovechemos este periodo de cuarentena para fomentar el que todas y todos los miembros de la familia se involucren el las responsabilidades de la casa. Al inicio, este será un esfuerzo complicado, llevando a miles de personas a realizar labores que, quizá, jamás aprendieron; sin embargo, nunca es tarde para comezar. Si hacemos este esfuerzo, México saldrá de esta crisis más unido, más justo y con familias más fuertes. Es momento de un cambio por el bien de las mexicanas de hoy y del mañana.

Lucy Meza, senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

Esta web usa cookies.